jueves, 22 de enero de 2009

Heath Ledger, a un paso de ser el segundo actor en lograr un Óscar póstumo


Heath Ledger, fallecido hoy hace un año, optará a un Oscar por su papel del malvado "Joker" en la última entrega de Batman, y de conseguirlo se convertirá en el segundo actor de la historia en lograrlo de manera póstuma, tras Peter Finch, por "Un mundo implacable" (1976).

EFE

Ledger, que aspiró al premio de la Academia de Hollywood como mejor actor por su papel de vaquero homosexual en "Brokeback Mountain" (2005), parte como principal favorito este año ante sus rivales Philip Seymour Hoffman ("La duda"), Robert Downey Jr. ("Tropic Thunder. Una guerra muy perra"), Josh Brolin ("Mi nombre es Harvey Milk") y Michael Shannon ("Revolutionary Road").


Su interpretación del Joker en "El caballero oscuro" recibió los mayores elogios por parte de la prensa especializada desde que Warner Bros. exhibió el filme en pases previos a su estreno en julio de 2008. "Sólo puedo tener superlativos para Ledger, que crea un loco, disparatado, incendiario y brillante Joker", afirmó entonces Pete Travers, de la revista Rolling Stone.


Christian Bale, que da vida a Batman en la película, se sumaba a los elogios en una entrevista con Efe: "Roba la película por completo. Es fantástico, su actuación habla por sí misma, es increíble, algo nunca visto hasta ahora; es una tremenda celebración de su talento". Para muchos, su composición, un "agente del caos" nihilista sin otro objetivo que la anarquía, de rostro desfigurado y embadurnado en maquillaje blanco, con los ojos inyectados en ira y la voz juguetona a la par que amenazante, hace olvidar al Joker "pulp" creado por Jack Nicholson en el "Batman" (1988) de Tim Burton.


En los 81 años de historia de los premios de la Academia, un total de 53 personas han recibido 70 candidaturas al Óscar de forma póstuma, y 13 de ellas resultaron victoriosas. Esas nominaciones con premio fueron las de Sidney Howard, al mejor guión por "Lo que el viento se llevó" (1939); Victor Young, por la banda sonora de "La vuelta al mundo en 80 días" (1956); William Horning a la mejor dirección artística por "Gigi" (1958) y "Ben-Hur" (1959); Sam Zimbalist, productor de "Ben-Hur" (1959); y Eric Orbom, a la mejor dirección artística por "Espartaco" (1960).


También las de Walt Disney, al mejor corto animado por "Winnie Pu en el bosque encantado" (1968); Raymond Rasch y Larry Russell, a la mejor banda sonora por "Candilejas" (1952); Peter Finch, al mejor actor por "Un mundo implacable" (1976); Geoffrey Unsworth, a la mejor fotografía por "Tess" (1979) y Thomas Goodwin, al mejor corto documental por "Educating Peter" (1992).La lista la completan Howard Ashman, a la mejor canción por "La bella y la bestia" (1991), y Conrad L. Hall, a la mejor fotografía por "Camino a la perdición" (2002).


De esas 70 candidaturas póstumas sólo seis honraron a intérpretes: Jeanne Eagels, a la mejor actriz por "La carta" (1929); James Dean ("Al este del Edén", 1955; "Gigante", 1956); Spencer Tracy ("Adivina quién viene a cenar esta noche", 1967), Peter Finch ("Un mundo implacable", 1976) y Massimo Troisi ("El cartero", 1994) al mejor actor. Sólo Finch ganó, a pesar de que la estatuilla para Robert De Niro ("Taxi Driver") por su memorable alienado social Travis Bickle parecía estar cantada en aquella edición. Pero el protagonista de "Network" (en España "Un mundo implacable"), que murió dos meses antes de la ceremonia, se llevó el gato al agua.


Tan sorprendente como esa decisión fue el voto de los miembros de la Academia que se decantaron en 1968 por romper tabúes y entregar la estatuilla al Sidney Poitier de "En el corazón de la noche", para dejar sin su tercer Óscar a Spencer Tracy, a pesar de que esa actuación, junto a su pareja Katharine Hepburn, ya sabía a despedida. Tracy falleció meses después.


En cambio, Ledger se presenta a las puertas del Óscar con varios premios bajo el brazo: el Globo de Oro y el galardón del Sindicato de Actores de EEUU, así como distinciones procedentes de distintas asociaciones de críticos del país.Hoy, el actor australiano ha obligado a reescribir la historia. Y puede que haya que volver a hacerlo el 22 de febrero, fecha de celebración de la gala de los Óscar.



3 comentarios:

Chema dijo...

Bueno, bueno. No discuto la gran actuación de Ledger. Se sale en la película.
Pero eso de que hace olvidar a Jack... eso no, eso no.

Antonio dijo...

Porque tú estás enamorado del Joker de Nicholson... A mí también me gusta mucho, pero son personajes que poco o nada tienen que ver. En la crítica de EEUU se dice que es el Joker definitivo.

Chema dijo...

A ver, a mi me encantó. Pero una cosa es que sea mejor (para mi no) o peor; y otra que lo haga olvidar.

;)